Etiquetas

sábado, 26 de enero de 2013

Ensalada de Salmón y yogur

La verdad que llevo una temporada buscando recetas nuevas, pero sobre todo frescas, e incluso estoy indagando bastante en el tema de cocina vegetariana, donde dentro de poco seguro podré compartir con vosotros mas de una receta.

Pero esta ensalada surgió en un momento de inspiración, tras haberme tragado muchos libros de cocina biológica.....

Lo importante es que es muy refrescante, distinta y además alimenta bastante, por lo que en una cena os puede valer de plato único sin problemas, a no ser que seáis de comer mas, pero luego ya se sabe que pasa con las grandes cenas....


Ingredientes (2 personas):

70 gr. de Canónigos
2 Endibias
1 pepino
20 pasas mas o menos
100 gr de Salmón ahumado
1 yogur griego
Zumo de medio limón
Ajo en polvo
Albahaca
Sal

En un bol añadimos los canónigos lavados y bien secos, las endibias troceadas, el pepino en rodajas, las pasas y el salmón ahumado.

Para el aliño:

Mezclamos el yogur griego, con el zumo de medio limón (no apurarlo demasiado), ajo en polvo, albahaca y sal y mezclamos bien hasta que nos quede cremoso.

Lo añadimos por encima de la ensalada y servimos.



En casa una vez mezclada la comemos con palillos, porque somos así de originales...por decir algo, jajaja.

jueves, 24 de enero de 2013

Tiramisú

La verdad que ya tenía ganas de compartir esta receta, porque es mi postre estrella (¡como hija de Italiano no me quedaba otra !!), mucha gente hasta el día de hoy me ha pedido esta receta, y sobre todo lo que mas me han pedido es que lo preparara, ya que estaban hartos de oir lo buenísimo que me salía... jajaja, así que aquí os mando un trocito virtual, pero lo que espero, es que lo podáis probar en persona.

No es la receta clásica de Tiramisú italiano, ya que uno de los ingredientes que suele llevar, como la esencia de Mandorla, a mi, personalmente, no me gusta, me resulta muy amarga y la sustituyo por esencia de vainilla.



Ingredientes:

2 Tarrinas de queso Mascarpone  o Philadelphia.
400 ml de Nata fresca, 35% materia grasa.
3 Huevos
200 gr de Azúcar glás
1 chorrito de esencia de Vainilla líquida.
2 bolsas de Bizcochos de Soletilla
1 tazón de café de cafetera
Licor de Crema de Orujo
2 cucharadas soperas de Azúcar
Cacao en polvo.


Podéis preparlo en varios formatos, individuales en moldes o copas, o hacer una tarta grande de Tiramisú, que es la receta que yo os voy a dar, a pesar de que en la foto, para que viérais las capas mejor, he hecho uno individual.

Primero, preparamos la crema con la que vamos a montar las capas de Tiramisú, en una fuente añadimos las tarrinas de queso fresco, 3 yemas de huevo (reservamos las claras), 100 gr. de azúcar glas (pulverizado) y la esencia de vainilla (un chorrito), batimos hasta que nos quede cremosa, a parte preparamos la nata montada con el resto de azúcar, siempre glás, sino está pulverizada, la nata no montará, una vez montada la únimos a la mezcla de queso y por último añadimos las tres claras que nos han sobrado a punto de nieve, un truco para que las claras monten bien es echarle un poquito de sal.
Nos quedará una mezcla muy cremosa.

En un molde cuadrado, cubrimos toda la base con bizcochos de soletilla, que previamente habremos mojado, en una mezcla de café, crema de orujo y azúcar.
Encima de los bizcochos, echamos una capa de crema, cubriendo bien, a continuación otra capa de bizcochos, previamente mojados de igual manera que la primera capa y terminamos con otra capa de crema.

Pulverizamos esta última capa con cacao en polvo, podéis hacerlo con el que mas os guste, cacao amargo (mas negro) o simplemente con  Cola-Cao.

Dejar enfriar en la nevera, mínimo durante unas 2 o 3 horas, pero yo suelo hacerlo de un día para otro, porque cuaja más y queda muy muy muy rico.


 


martes, 22 de enero de 2013

Guiso de Lentejas

La verdad que con el frío que hace hoy y la nieve que nos ha caído, que mejor que un buen plato de cuchara calentito como son las lentejas.

Sobre las lentejas hay muchas recetas y formas de hacerlas, así que yo os voy a contar mi forma de hacerlas y la verdad que en casa les encantan.

La ventaja, es que al no tener que ponerlas en remojo, puedes decidir hacerlas con poco tiempo y dan muy poquito trabajo...


Ingredientes: (unas 4 personas)

250 gr. de lentejas
1 chorizo
1 morcilla
1 trozo de tocino pequeño
2 zanahorias grandes
1 puerro
1 tomate 
Media cebolla
2 dientes de ajo
50 ml. de aceite
Media cucharada sopera de sal
1 cucharada rasa de pimentón
Agua.

En una cacerola ponemos las lentejas (una vez lavadas y escurridas) y las cubrimos de agua fría, que el agua cubra las lentejas unos tres centímetros por encima (aunque será aproximadamente 1,250 ml de agua mas o menos) y las llevamos al fuego.

Añadimos a la cacerola el chorizo, la morcilla y el tocino, picamos el tomate y lo añadimos en trocitos, hacemos lo mismo con el puerro lo partimos en trocitos pequeños y lo añadimos (el puerro da un sabor dulce que suaviza mucho las lentejas) y las 2 zanahorias cortadas en trozos mas grandes.

En una sarten a parte, preparamos un sofrito con la cebolla picada en trocitos pequeños y los 2 dientes de ajo, cuando la cebolla está pochada y los ajos dorados añadimos la cucharada de pimentón y volcamos el sofrito sobre las lentejas y añadimos la sal.

Dejamos cocer unos 45 minutos y servir.

Como me gusta mucho la verdura, en otras ocasiones, le he añadido también calabaza y el resultado fue increible, así que si queréis¡¡ probad a añadir calabaza si os gusta !!!

domingo, 20 de enero de 2013

Rosquillas


Esta receta la he hecho por primera vez este año, ya que las rosquillas en casa siempre las ha hecho mi madre, y nunca nos había dado la receta, hasta que por fin este año me he puesto a hacerlas con ella y han salido buenísimas, tiernas y con mucho sabor. Saben mucho a naranja y a limón !!


Por eso para mi, esta receta es muy especial, porque me recordará siempre a mi madre y a las navidades, que es cuando ella las hace. Además el siguiente paso una vez hechas, era hacer paquetes y repartir para toda la familia... así que las cantidades eran otras... pero con los ingredientes que os pongo os saldrá una fuente importante de rosquillas.

Ingredientes:

2 Huevos
2 vasos de azúcar
1 vaso de aceite de girasol frito
1 vaso de licor de Anís
1 bote de Leche Ideal
La ralladura de 1 naranja
La ralladura de un limón
El zumo de 1 naranja
2 sobres de Levadura
1 kg de harina
Aceite de oliva para freir
Azúcar para rebozar

En una fuente echamos todos los ingredientes uno a uno excepto la harina y la levadura, solo haceros una aclaración respecto al vaso de aceite frito, el aceite debemos freirlo previamente, y dejarlo enfriar, cuando esté frío, lo echaremos a la mezcla.

Una vez batidos bien todos los ingredientes, añadimos la harina mezclada con la levadura, poco a poco, llegará un momento que la masa irá espesando y tendréis que utilizar las manos para terminar de amasar, si la masa os queda muy blandita, luego os costará mucho hacer la forma de las rosquillas y trabajarlas, por lo que la textura la tenéis que ir viendo, aproximadamente con 1 kg suele ser la cantidad exacta, pero si os queda muy espesa o muy blanda podéis variar la cantidad según lo veáis.

Una vez terminada de amasar, hay que dejar reposar la masa tapada con un paño durante 1 hora mas o menos.

Iremos haciendo la forma de las rosquillas y friendo en abundante aceite, nada mas sacar las rosquillas de la sartén, hay que tener un plato preparado con azúcar, y rebozar las rosquillas en este azúcar por ambas caras, es importante hacerlo cuando están muy calientes para que el azúcar se adhiera bien.

Acompañas de un buen vaso de leche o un buen chocolate caliente...... buenísimas !! pero no os paséis que luego ya sabéis donde va el dulce.....






jueves, 10 de enero de 2013

Pechugas de Pollo Villaroy


Esta receta la probé por primera vez hace muchos años, a través de la abuela de Diego (mi marido) no las he visto en ningún lado hacer exactamente igual, por dos motivos, uno porque llevan un ingrediente no muy usado a diario como es la trufa negra y otro es porque el pollo se marina un día antes con brandy.

Comentaros que este ingrediente, la trufa, no encarece para nada la receta, ya que en muchos supermercados, venden unos botes pequeñitos de cristal con dos trufitas, cuestan en torno a los 2,50 €, así que todos lo podemos permitir sin problemas.

Por lo demás la receta no cambia demasiado.




Ingredientes:

4 pechugas de pollo.
Un bote pequeño de trufa.
Un chorrito de brandy.
Tomillo, sal y pimienta.

Para la bechamel:

80 gr. de mantequilla.
100 gr. de harina.
1 litro de leche.
sal y nuez moscada.

Para freir.

2 huevos
Pan rallado
Aceite de oliva.

1. 12 o 24 horas antes de hacerlas (dependiendo si es cena o comida), marinamos la pechugas en una fuente, con brandy, sal y un poquito de tomillo.

2. Preparamos la bechamel, en una cacerola añadimos la mantequilla, una vez fundida, añadimos la harina y dejamos que cocine bien, una vez tostada vamos añadiendo la leche y removiendo hasta que nos quede muy cremosa, algo espesa, para que luego podamos trabajar bien las pechugas, al final añadimos la sal, la nuez moscada, no demasiada, para que no resalte sobre el sabor de la trufa que la añadiremos en trocitos en este instante.

3. Yo en este paso, no solo cubro las pechugas por ambas caras con la bechamel, sino que abro la pechuga por en medio y la relleno también con la bechamel, de este modo quedan mucho mas cremosas y jugosas.

4. Las dejamos reposar, para que la bechamel enfríe y se quede mas pegada a la pechuga, con una hora, es mas que suficiente, si tenéis prisa, pero cuanto mas tiempo, será mas fácil luego empanarlas.

5. Las pasamos finalmente por huevo y pan rallado y las freímos en abundante aceite, hasta que queden doraditas y crujientes.

Las podéis acompañas de lo que mas os guste, yo las acompaño de ensalada porque ya tienen de por si bastantes hidratos con la bechamel.

¡¡ No os imagináis lo tierna y jugosa que queda la carne del pollo con el brandy y el gusto que da la trufa !!!

miércoles, 2 de enero de 2013

Mi pan de hogaza


La verdad que esta receta que os voy a explicar hoy, me ha costado muchos panes y probar diferentes alternativas, saltándome las recetas que iba encontrando, pero este último pan que he hecho, ha sido todo un éxito y por eso quiero compartirlo con vosotros.

Mi padre cuando lo probó, me dijo que mi abuela, que era italiana, lo hacía cada 15 días y sabía igual.

Creo que no hay mayor encanto que una casa oliendo a pan y comer tu pan recién salido del horno.
Además, que mejores fechas que estas, en las que los días festivos no podemos tener pan del día, para atrevernos con esta receta.

Entre las cosas que he ido descubriendo, está la levadura, siempre he utilizado la levadura prensada fresca de panadería, pero el pan me sabía mucho a levadura, así que esta vez, he probado con levadura de panadería pero deshidratada (seca), todo un cambio, porque no aporta tanto sabor.

Segundo al añadir un poco de azúcar la levadura reacciona mas y la miga es mucho mas esponjosa.

Para esta receta he utilizado la Thermomix, pero os aseguro que se puede hacer fenomenal a mano siguiendo los pasos.




Ingredientes.

Para 1 kg de pan.

350 gr. de agua
1 cucharadita de azúcar
40 gr de levadura de panadería seca o deshidratada
750 gr. de Harina de fuerza
1 cucharada sopera de sal.

Precalentamos el horno a 225º.

En el vaso de la Thermo, mezclamos el agua, el azúcar, y programamos 2 minutos, 37º, velocidad 2.
Añadimos la levadura, mezclamos y añadimos la harina, la sal y batimos 30 seg. velocidad 6. Amasamos 5 minutos velocidad espiga.

Retiramos la masa, con las manos húmedas o mojadas en aceite y le damos la forma que mas nos guste, la dejamos reposar hasta que doble tamaño, con un paño por encima para que no se seque la masa.

Con un cuchillo afilado hacemos unos cortes y espolvoreamos de harina por encima.
Introducimos el pan en el horno, a 200 º 30 minutos, si dentro del horno introducimos un cuenco con agua, aumentaremos mas la temperatura del horno y conseguiremos que la miga quede mas esponjosa.




Tan solo os queda cortarlo en rebanadas, añadir un chorrito de aceite de oliva y un poco de jamón ibérico,
¿hay mayor placer?