Etiquetas

viernes, 12 de diciembre de 2014

Arroz con Níscalos

Hemos tenido un año increíble de setas, la verdad que donde yo vivo (en plena Sierra de Guadarrama), es una gozada salir en Otoño a recogerlas, en concreto los últimos años han sido algo mas pobres respecto a la recolección de Níscalos, pero este año ¡¡ no hemos parado !! junto con los boletus, las lepiotas, y alguna mas que solemos recoger. Aunque como siempre digo, hay que tener mucho mucho cuidado si no se conocen bien, ya que nos podemos llevar mas de un susto.

Los Nísaclos, en la cocina dan mucho juego, a la plancha y con limón, revueltos con jamón, patatas con Níscalos y la receta que os traigo hoy, el arroz con Níscalos, queda buenísimo, de un sabor muy intenso, así que ya me diréis que tal.

La primera parte es la mas engorrosa, hay que lavarlos muy muy bien, sin que quede nada de tierra y quitar las partes verdes si las tuvieran.



Ingredientes:

300 gr. de arroz
500 gr. de Níscalos
250 gr. de jamón
1 cebolla
1 tomate grande maduro
1 diente de ajo
600 gr. de caldo
Sal y aceite
perejil para decorar

En una cacerola, ponemos a pochar la cebolla y el ajo, picado todo en trozos muy pequeños. A continuación añadimos los Niscalos cortados en trozos (como os he dicho muy importante que estén bien limpios), las setas, según se vayan friendo, irán soltando un caldo muy sabroso, este caldito ayudará a aportar mucho sabor al arroz.

Cuando las setas estén blandas, añadimos el tomate en daditos, tras 5 min. incorporamos el jamón y por último el arroz, lo cubrimos todo, con el caldo (si no tenéis caldo, podéis añadir agua y una pastilla de caldo), añadimos la sal al gusto.

Dejamos cocer unos 15 min. hasta que el arroz esté en su punto y se haya absorbido todo el caldo.

Podemos espolvorear, un poco de perejil picado por encima.

lunes, 1 de diciembre de 2014

Bocados de Berenjena al Roquefort

Hace poquito os puse una receta de brenejenas con miel y no podía resistirme a prepararos alguna receta mas, ya que la berenjena es una verdura que da muchisimo juego y se utiliza en muchísimas recetas, a parte de que como alimento es muy interesante, ya que apenas tiene contenido calórico y si muchas vitaminas y fibra, eso si, el contenido de fibra está en la piel, así que sino la peláis tomáis mas cantidad de fibra.

Este plato lo podéis utilizar como un entrante para compartir ya que como primer plato puede quedar un poco denso, en la última fiesta que hice en casa, calculé dos por barba y todos se quedaron con ganas de mas...


Ingredientes

2 berenjenas hermosas
150 gr. de jamón de york
150 gr. de queso Edam o Gouda
200 gr. de roquefort
100 gr. de nata
2 huevos
harina
Aceite
Sal

Lavamos bien las berenjenas, les quitamos los extremos y sin pelar hacemos rodajas, que no sean muy gruesas, ya que vamos a montar los bocados y si las hacéis muy gruesas, pueden quedar crudas al freirlas.

Vamos cortando el jamón de york y el queso, en trocitos del mismo tamaño que las rodajas de berenjena, para que nos entren bien dentro del montado, por lo que vamos colocando una rodaja de berenjena una de jamón, otra de queso y cerramos con otra de berenjena, ¡¡muy sencillo!!

Las pasamos por harina y huevo y las freimos en abundante aceite, muy caliente, hasta que la berenjena quede blandita y dorada.

Una vez fritas, las reservamos en un plato con papel absorvente para que suelten el exceso de aceite.

En un cazo, ponemos el queso roquefort con la nata y lo cocemos durante unos cinco minutos, hasta que el queso quede completamente fundido y mezclado con la nata sin ningún grumo.

En una fuente presentáis los bocados de berenjena y los cubris de la salsa roquefort.

Comer muy calientes, para que el queso del relleno se mantenga fundido.